Added by on 2011-03-19


Esta semana ha sido noticia los daños colaterales del peor terremoto de la historia de Japón.
El viernes 11 Japón fue sacudido por un terremoto de 9 grados en la escala Richter que devastó el norte del archipiélago. El temblor provocó un gigantesco tsunami con olas que llegaron a los 10 metros de altura y barrieron la costa noreste de Japón. Tras el terremoto y el tsunami la pesadilla se ha centrado en la lucha del país contra un escape nuclear. Y es que, la central de Fukushima, propiedad de TEPCO, vio como sus reactores fueron gravemente afectados por el seísmo. Los parones automáticos al caerse el sistema eléctrico por el temblor provocaron que se apagasen también el sistema de refrigeración de la central. La escasez de energía desató los problemas en los reactores, sobrecalentados. La escasa electricidad se concentró en los reactores en peligro, mientras las piscinas de combustible gastado de los reactores 4, 5 y 6 comenzaban a caldearse. Además, a las cadenas de accidentes e incendios en la central se han sumado nuevas réplicas del terremoto, así como bajadas de temperaturas y nieve, que no han hecho que complicar las labores de rescate humanitario en las zonas más afectadas.
La catástrofe ha provocado también que esta semana el emperador Akihito realizase su primer mensaje televisado a la nación en sus 22 años de reinado. El emperador se mostró muy preocupado por la crisis nuclear y pidió solidaridad a los japoneses.
En el terreno económico, el Banco de Japón ha realizado esta semana una política monetaria expansiva al inyectar en el mercado monetario más 60 billones de yenes, como medida de emergencia y de manera consecutiva, para tratar de proteger el sistema bancario nacional y proporcionar liquidez a las instituciones financieras de las zonas más afectadas por el terremoto y el tsunami.

Esta semana ha sido noticia los daños colaterales del peor terremoto de la historia de Japón.
El viernes 11 Japón fue sacudido por un terremoto de 9 grados en la escala Richter que devastó el norte del archipiélago. El temblor provocó un gigantesco tsunami con olas que llegaron a los 10 metros de altura y barrieron la costa noreste de Japón. Tras el terremoto y el tsunami la pesadilla se ha centrado en la lucha del país contra un escape nuclear.

Y es que, la central de Fukushima, propiedad de TEPCO, vio como sus reactores fueron gravemente afectados por el seísmo. Los parones automáticos al caerse el sistema eléctrico por el temblor provocaron que se apagasen también el sistema de refrigeración de la central. La escasez de energía desató los problemas en los reactores, sobrecalentados.
La escasa electricidad se concentró en los reactores en peligro, mientras las piscinas de combustible gastado de los reactores 4, 5 y 6 comenzaban a caldearse. Además, a las cadenas de accidentes e incendios en la central se han sumado nuevas réplicas del terremoto, así como bajadas de temperaturas y nieve, que no han hecho que complicar las labores de rescate humanitario en las zonas más afectadas.
La catástrofe ha provocado también que esta semana el emperador Akihito realizase su primer mensaje televisado a la nación en sus 22 años de reinado. El emperador se mostró muy preocupado por la crisis nuclear y pidió solidaridad a los japoneses.
En el terreno económico, el Banco de Japón ha realizado esta semana una política monetaria expansiva al inyectar en el mercado monetario más 60 billones de yenes, como medida de emergencia y de manera consecutiva, para tratar de proteger el sistema bancario nacional y proporcionar liquidez a las instituciones financieras de las zonas más afectadas por el terremoto y el tsunami.

 

Category:

Informativos

Comments are closed.