2013-03-11

Las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno chino para enfriar el mercado inmobiliario está provocando una oleada de divorcios en China.

La nueva normativa implica la creación de un tributo de pagarán los vendedores y que podría llegar hasta el 20% de las ganancias obtenidas por la transacción.

La razón porque la que gente tiene tanta prisa para divorciarse se debe a que aquellas parejas que tienen dos propiedades, al separarse, pueden poner una casa a nombre de uno y la otra a nombre de otro. Así, cuando pongan la casa en venta estará libre de impuestos y luego podrán casarse de nuevo.

Según publica NTDSpanish, un funcionario de la Oficina de Asuntos Civiles de Shanghai advirtió que esta maniobra puede ser una excusa para algunos hombres que estén pensando en divorciarse sin la intención de volver a casarse.

Oleada de divorcios en China

Hasta ahora, los divorcios ante las nuevas subidas de impuestos son un hecho. El mismo medio señala que en Shanghai, un centro de registros de matrimonio llegó a tramitar un total de 53 divorcios en tan solo un día.

Tras años de subidas importantes, el mercado inmobiliario chino se enfrió ligeramente a partir de 2010 después de que se implementasen varias restricciones a las compras, como el aumento del pago inicial o las limitaciones para adquirir una tercera residencia. Pero en 2012 el sector volvió a activarse, cuando el Gobierno de Beijing introdujo varias medidas para impulsar el crecimiento económico, como la bajada de los tipos de interés del país en dos ocasiones.

Compartir en las redes sociales:

Categoría:

En la Red

Etiquetas:

,

Comments are closed.