2013-02-01

Tradicionalmente los palacios chinos simbolizan la autoridad del emperador. La Ciudad Prohibida fue el palacio imperial de las dinastías Ming y Qing; el palacio fue construido por el emperador Yongle, el segundo de la dinastía Ming en tres años, de 1417 a 1420. La construcción fue supervisada por Ruan An, un eunuco proveniente del reino de Annam, que siguió todos los principios antiguos para llevar a cabo la construcción que no tiene ningún elemento de improvisación, al contrario, todas sus partes tienen símbolos rituales. Su nombre “Ciudad Prohibida” se debe a que los plebeyos no podían entrar en ella sin un permiso especial. La Ciudad Prohibida está rodeada por un foso de 54 metros de ancho y un muro de 10 metros de alto y tiene un área de 720.000 metros cuadrados. Gobernaron en ella 24 emperadores que desde allí pudieron ejecutar sus deberes privados y sus deberes públicos.

Aunque el año 1900 el emperador Tongzu y Cixi tuvieron que escapar de la Ciudad Prohibida porque Beijing fue ocupado por los extranjeros, que utilizaron la Ciudad Prohibida como cuartel militar, el gobierno provisional después de la Revolución Republicana acordó que Puyi (el último emperador de la dinastía Qing) podía vivir en ella, y allí vivió hasta el 1924 cuando un señor de la guerra lo echo y en 1925 se convirtió en un museo público. Puyi influenciado por su tutor escoces introdujo en ella algunos elementos modernos como un teléfono, una bañera y una bicicleta. Muchos tesoros desaparecieron porque los eunucos los vendieron y después de la guerra sino-japonesa muchos fueron a parar a Taiwan, pero aun así la Ciudad Prohibida aun alberga muchos elementos de valor.

Compartir en las redes sociales:

Categoría:

En la Red

Etiquetas:

,

Comments are closed.