2013-05-06

Tras el terremoto en Lushan ocurrido el 20 de abril, los habitantes de  la reserva natural de osos panda Bifengxia vuelven a la normalidad.

Los osos panda, considerados un tesoro nacional en el gigante asiático, sufrieron ataques de ansiedad y estuvieron en shock durante y después del terremoto, hasta el punto de que algunos necesitaron atención psicológica. Pero parece ser que el tratamiento ya empieza a surgir efecto pues ya no queda ningún animal con secuelas por el seísmo.

Las consecuencias del terremoto en Lushan

Además, las consecuencias del terremoto no fueron solo los efectos que los pandas pudiesen sufrir, sino que también afectó a las plantaciones de bambú, principal alimento de estas especies. El problema ya está resuelto y hay suficientes reservas para alimentar a todos.

Uno de los encargados de alimentar a estos animales comenta que tras el terremoto en Lushan tuvieron miedo de que no hubiese bambú suficiente para todos: “Los osos pandas comen unos 40 kgs de bambú cada día, y aunque tras el seísmo nos preocupamos, finalmente no ha habido ningún problema y podemos alimentar a todos como es debido”.

La reserva natural Bifengxia se encuentra solo a 20 kilómetros del epicentro del terremoto en Lushan. Se trata de una de las reservas naturales más grandes del mundo y acoge a 61 osos pandos, es decir, a un tercio del total de estos animales en China

 

Compartir en las redes sociales:

Categoría:

En la Red

Etiquetas:

Comments are closed.